Novedad: genera tu archivo con los datos de los planetas para el colegio!! Click aquí
¡Principalmente, la búsqueda de vida es uno de los objetivos esenciales de las misiones espaciales al planeta rojo!

Sistema Solar

Marte

Es el cuarto planeta del sistema solar, cuyo color rojizo le ha hecho simbolizar al dios de la guerra. Su movimiento aparente, tal como lo vemos difiere por completo de los dos interiores (Mercurio y Venus); éstos pasan a veces entre el Sol y la Tierra, posición que llamamos conjunción inferior, mientras que Marte y los demás planetas exteriores nunca pueden hallarse en esas condiciones. En cambio llegan a estar en oposición, es decir, diametralmente opuestos al Sol. Los primeros oscilan a un lado y otro de él, y son visibles solamente pocas horas antes del amanecer o después de anochecer, mientras que los últimos pueden ocupar una posición cualquiera en el cielo y verse incluso a medianoche. Por la combinación del movimiento de este planeta con el de la Tierra, lo veremos unas veces trasladándose aparentemente entre las estrellas de oeste a este, quedar estacionario y volver a atrás, retrogradar, en las proximidades de la oposición; durante ésta la distancia del planeta a la Tierra es la diferencia de las que separan a cada uno de ellos del Sol, mientras que en la conjunción es la suma de ambas; por eso la distancia de Marte a nosotros puede variar de 54 a 398 millones de kilómetros, siendo la oposición la mejor época para observarlo.

El diámetro de Marte es aproximadamente la mitad del terrestre (6300 Km).

El movimiento de rotación de este planeta se verifica casi en el mismo tiempo que el del nuestro, y su eje está también inclinado sobre el plano de su órbita como el de la Tierra, por lo cual en el transcurso del año marciano, casi doble del terrestre, hay las mismas estaciones, que se aprecian perfectamente por la aparición y desaparición de grandes manchas blancas en sus polos, llamados casquetes polares. En el resto de su superficie se distinguen otras manchas claras y oscuras.

Marte tiene dos satélites, dos pequeñas lunas, que han sido llamadas Fobos y Deimos. El primero apenas mide cinco Km de diámetro, y se mueve alrededor del planeta con tal rapidez que lo circunda en siete horas y media, tiempo menor que el día marciano, por lo que el satélite, para un observador situado en Marte, aparece por occidente (oeste) y se oculta por oriente (este).

Más allá de Marte circula un enjambre de pequeños planetas o asteroides, ninguno se puede ver a simple vista, y muchos de ellos está diminutos que ni siquiera con los más potentes anteojos pueden observarse, conociéndose solo por el débil trazo que dejan en la placa fotográfica. Se halla a 228.000.000 Km del Astro Rey.

Atmósfera

La atmósfera de Marte está formada por dióxido de carbono (95%), nitrógeno (2,7%), argón (1,6%), oxígeno (0,2%), y trazas de vapor de agua, monóxido de carbono y gases nobles. La presión media de la superficie es de 0,6% la de la Tierra, equivalente a la presión de la atmósfera terrestre a una altura de 35 km. La temperatura de la superficie varía mucho según el día, la estación y la latitud. Las temperaturas máximas en verano pueden alcanzar los 17 °C, pero las temperaturas medias en la superficie no sobrepasan los -33 °C. Debido a la poca consistencia de la atmósfera, son normales las variaciones de 100 °C de temperatura. A unos 50° de latitud hacia el polo, las temperaturas son aún más frías (menos de -123 °C) durante todo el invierno porque el componente fundamental de la atmósfera, el dióxido de carbono, se congela en los sedimentos blancos que constituyen los casquetes polares. La presión atmosférica total de la superficie fluctúa en un 30% debido al ciclo estacional de los casquetes polares.

La cantidad de vapor de agua presente en la atmósfera es muy pequeña y variable. La concentración de vapor de agua atmosférico es más alta cerca de los extremos de los casquetes polares cuando se retiran en primavera. Marte es como un desierto muy frío, de gran altitud. Las temperaturas y las presiones de la superficie son demasiado bajas en la mayor parte del planeta para que exista agua en estado líquido. Sin embargo, se ha sugerido que pudiera haber agua bajo la superficie en determinados lugares.

En ciertas estaciones, algunas zonas de Marte son azotadas por vientos tan fuertes que levantan la tierra de la superficie y lanzan polvo a la atmósfera. Se produce un acontecimiento climático importante en el hemisferio sur entre primavera y el comienzo del verano cuando Marte está cerca del perihelio y el recalentamiento de las latitudes del sur cercanas al ecuador es más intenso. Se forman tormentas de polvo de tales proporciones que oscurecen la superficie del planeta durante semanas e incluso meses. El polvo de estas nubes es muy fino y tarda mucho tiempo en disolverse.

Superficie e interior

La superficie de Marte puede dividirse en dos zonas más o menos hemisféricas por un gran círculo inclinado unos 30° respecto al ecuador. La mitad sur está compuesta de terreno antiguo horadado por cráteres que datan de la historia más temprana del planeta, cuando Marte y los demás planetas estaban sujetos a un bombardeo meteórico más intenso que el que sufren en la actualidad. Desde entonces, se han producido considerables erosiones de los cráteres y muchos de ellos (incluso los tres más grandes) han sido parciales o totalmente rellenados.

La mitad norte de Marte tiene una superficie con menos cráteres y por tanto, más joven, que se supone está compuesta de flujos volcánicos. Se han identificado los dos centros más importantes de actividad volcánica: la meseta Elísea y el engrosamiento de Tharsis. Algunos de los volcanes más grandes del Sistema Solar se dan en Tharsis. Olympus Mons, una estructura que muestra todas las características de un volcán basáltico, se eleva por encima de los 25 Km y mide más de 600 Km de diámetro en su base. No hay pruebas concluyentes de que exista actividad volcánica habitual en ninguna parte del planeta.

Extendidas por Marte aparecen Fallas y otras formaciones que recuerdan a la fractura de la corteza provocada por el engrosamiento y por la expansión locales. Por otra parte, no se han encontrado accidentes provocadas por una compresión a gran escala. Los cinturones montañosos tan habituales en la Tierra no existen en Marte, indicando la ausencia de tectónica de placas. A su vez, esto sugiere que Marte tiene una corteza más espesa y una historia térmica más fría que la Tierra. Sin embargo, una escarpadura cercana al ecuador de Marte podría ser una falla de desplazamiento horizontal, lo que indicaría después de todo, alguna actividad de tectónica de placas.

Hay evidencias de las pruebas de hielo subterráneo, en especial las capas en forma de pétalo que rodean algunos cráteres, extensas áreas de terreno derrumbado y los llamados suelos adornados de las latitudes más al norte. Los descubrimientos geológicos más espectaculares han sido, con mucho, los canales que recuerdan las cuencas de los ríos secos. Se conocen dos tipos importantes: los grandes canales de desagüe y los canales pequeños. Los grandes canales de desagüe se han podido formar por el repentino desbordamiento de grandes cantidades de agua de las áreas de terreno derrumbado. Estos canales discurren desde el más alto hemisferio sur hasta el hemisferio norte, más bajo. La causa del derretimiento localizado en las áreas de origen sigue siendo incierta, pero estas características datan probablemente del primer tercio de los 4.600.000 años de historia del planeta. En los canales pequeños los rastros de la erosión por el agua son menores. Además de los grandes canales de desagüe, hay canales pequeños en los que los rastros de la erosión por el agua son menores. Como en la actualidad no hay agua en la superficie del planeta, los canales han sido utilizados como prueba, de que en el pasado Marte tenía presiones más altas y temperaturas más cálidas. Sin embargo, Marte es hoy un desierto azotado por el viento. Abundan grandes extensiones de dunas de arena y otras formas de erosión creadas por el viento, que atestiguan la eficacia de los procesos de sedimentación y de erosión del viento en el actual medio ambiente de Marte.

Poco se conoce sobre el interior de Marte. La densidad media relativamente baja del planeta indica que no puede tener un núcleo metálico extenso. Más aún, el núcleo que podría estar presente no será fluido, ya que Marte no tiene un campo magnético medible. A juzgar por su capacidad de soportar formas topológicas tan enormes como Tharsis, la corteza de Marte debe tener un grosor de 200 Km (cinco o seis veces el grosor de la corteza terrestre). Un sismómetro a bordo del Viking 2 fracasó en detectar "martemotos".

Fotos de Marte

El Instituto Espacial de Baltimore (EE.UU.) anunció que el telescopio "Hubble" envió a la Tierra imágenes muy nítidas de Marte. En ellas se muestran zonas del planeta rojo, hasta su polo Norte, permitiendo reconocer detalles de hasta 50 Km de diámetro.

La vida secreta de Marte

El hallazgo de ciertos rasgos de vida en un meteorito venido de Marte, encontrado en la Antártida, puede revolucionar la ciencia y modificar trascendentalmente muchos presupuestos filosóficos hoy vigentes.

Datos básicos de Marte

Diámetro ecuatorial: 6.300 Km
Densidad 30% más baja que en la Tierra
Período de Translación (año): 686,98 días terrestres
Período de Rotación (día): 41 minutos
Inclinación de su órbita respecto de la eclíptica: 1° 5'
Inclinación de su eje de rotación respecto del eje eclíptico: 1° 51'
Principales componentes atmosféricos:  consiste básicamente en dióxido de carbono, pero es muy tenue. También esta formada por oxígeno, agua, nitrógeno y argón.
Temperatura superficial: máxima 27° C, mínima: -126° C
Gravedad: 3,62 m/s²
Manto: compuesto por silicato
Corteza: sólida
Núcleo: hierro y compuestos de hierro

Algunas de las Sondas que transmitieron fotos de Marte a la Tierra

Mariner-6 (EEUU): transmitió 76 imágenes de la superficie de Marte que mostraban cráteres como los de la Luna, 04/02/69 fue lanzada.

Mariner-7 (EEUU): vuelo de reconocimiento. Aportó 159 imágenes de Marte, 27/03/69 fue lanzada.

Mariner-9 (EEUU): sonda orbital colocada en órbita marciana a 1.390 Km de altitud. Transmitió 7.329 imágenes de la superficie, 30/05/69 fue lanzada.

Marte-5 (URSS): sonda puesta en órbita alrededor de Marte por un periodo de 25 horas. Había sido prevista para servir de enlace, 25/07/73 fue lanzada.

Marte-6 (URSS): sonda puesta en órbita marciana a 1.500 Km del planeta. Midió los niveles atmosféricos, 05/08/73 fue lanzada.

Viking-1 (EEUU): transmitió más de 25.000 imágenes de Marte; midió su campo de gravedad; realizó estudios sobre el vapor de agua y una cartografía térmica de la superficie marciana, 09/09/75 fue lanzada.

Viking-2 (EEUU): misión idéntica al Viking-1. En órbita transmitió más de 15.000 imágenes del suelo. Tras aterrizar transmitió más de 1.300 imágenes. Dejó de funcionar en 1980, 20/08/75 fue lanzada.

La búsqueda de la vida

La idea de que podía haber, o incluso de que hay vida en Marte, tiene una larga tradición. En 1877, el astrónomo italiano Giovanni Schiaparelli creyó haber visto un sistema de canales a todo lo ancho del planeta. El astrónomo estadounidense Percival Lowell observó lo mismo y puso como prueba, de que seres inteligentes intentaban construir un sistema de irrigación en un planeta árido. Posteriores observaciones de naves espaciales han demostrado que no hay canales en Marte. Además, las zonas oscuras que una vez se creyeron oasis, no son verdes, y no existen en esas zonas materiales orgánicos. Los cambios estacionales que se observaban allí se deben únicamente a los vientos estacionales de Marte que levantan arena y polvo. Es probable que el agua sólo se dé en forma de hielo encima o debajo de la superficie, o como rastros de vapor o cristales de hielo en la atmósfera. Sin embargo, la evidencia más fuerte contra la existencia de vida es la ligereza de la atmósfera y el hecho de que la superficie del planeta está expuesta a la radiación ultravioleta y también a los efectos químicos de sustancias muy oxidables producidas por fotoquímica.

Quizá el resultado más fundamental y de más largo alcance obtenido por los Viking es que el suelo no contiene material orgánico. Aunque los meteroides carbonáceos aportan pequeñas cantidades de moléculas orgánicas a la superficie de Marte, este material parece destruirse antes de tener la oportunidad de acumularse. Los resultados de los análisis del suelo en búsqueda de moléculas orgánicas llevados a cabo por los Viking, no proporcionan ninguna prueba de la existencia de vida.

Un esencial meteorito

El hallazgo de ciertos rasgos de vida en un meteorito encontrado en la Antártida puede revolucionar la ciencia, y modificar sustancialmente muchos pensamientos astronómicos hoy vigentes.

Es una piedra pequeña, áspera, gris… Se formó hace 4.500 millones de años en planeta rojo. Hace 16 millones de años, y a causa de un violento sacudón (probablemente la caída un asteroide), se desprendió de su planeta.

Hace apenas 13 mil años, cayó violentamente en el nuestro y fue hallada en la Antártida en 1984, por una expedición conjunta de la NASA y el Instituto Smithsoniano de los Estados Unidos. Por primera vez recibió el nombre: ALH84001,0 en homenaje a su último refugio, el área de Allan Hills.

Tras todo tipo de pruebas y análisis, reveló sus secretos: contenía las primeras evidencias firmes de vida fuera del planeta Tierra. Con menos de dos kilos de peso, empezaba a imprimir una marca imborrable en los registros de la humanidad.

Unos años más tarde se comenzó a dudar de estas evidencias, pues podía ser simple contaminación terrestre.

Pathfinder Rover de Marte

El Pathfinder rover de Marte examina la tecnología para los futuros rovers marcianos y la permanencia dentro del cuarto de milla (40 m) de su nave madre. Montando sobre el rover se ubican cámaras que toman de cerca estereofotos de las rocas y el suelo. Un espectómetro ensamblado en el pescante prueba la composición de todo lo que toca. Futuras variantes de este rover explorarán otras áreas de Marte y también la superficie de Titán (su satélite).

El Hombre en Marte

Aunque la conquista de Marte recién comienza, dentro de algunos años, el hombre habrá habitado el planeta rojo. Esta aventura comenzó ya, con la sonda Mars Pathfinder y su autito robot -Sojourner-, que tuvieron un gran éxito. Esta gran hazaña culminará con la misión tripulada, alrededor del 2009.

Hasta entonces, nuestro planeta hermano, será un sitio muy visitado por naves de todo tipo, que reunirán datos sobre su superficie y buscarán agua, minerales e indicios de posibles formas de vida. Algunas se pondrán en órbita y estudiarán el planeta desde lo alto. Mientras que otras irán preparando el terreno para la fijación en él de los astronautas.

El 4 de julio de 1997, la Mars Pathfinder tocó suelo marciano, y dio comienzo a una larga carrera en la conquista de Marte. El resultado de su llegada al planeta rojo fue satisfactorio e incluso mejor de lo que estaba previsto, ya que cuando la misión cumplía su primer mes de tarea, la Mars Pathfinder había enviado a nuestro planeta más de 9.000 fotografías y gran información sobre datos meteorológicos y geológicos, que permitieron obtener un mejor panorama del planeta.

Por otra parte, el Sojourner exploró el terreno muy de cerca y especialmente las rocas; así descubrió que hay rocas de origen sedimentario.

Cuando la energía de la Pathfinder se agotó, otra nave de la NASA, la Mars Global Surveyor (MGS), llegó al planeta para hacerle compañía. El objetivo de esta misión es realizar una investigación global del planeta que tomará un año marciano (casi dos del nuestro): ya sea desde el estudio de su atmósfera y su campo magnético, hasta la búsqueda de agua y minerales. Pero su primer paso es realizar un detallado mapa de toda su superficie, que servirá para la orientación de los astronautas. Desgraciadamente las cosas no salieron como lo esperaban, ya que uno de los paneles solares de la nave se averió y toda la misión se retrasó. En vez de comenzar en marzo de 1998, la MGS recién lo hará en 1999. Aunque no puede empezar con hacer un mapa sobre la superficie, ya está enviando asombrosas fotografías de muy buena calidad.

Ha descubierto una zona desértica y llana, que posiblemente pudo haber sido el fondo de un antiguo mar hace más de tres mil millones de años atrás.

Lo que se viene

Además de los Estados Unidos, hay otros países interesados en la colonización del planeta rojo: Rusia, que en 1996 lanzó la fracasada Mars 96, volverá a la batalla con la Mars 98; Japón ya está planificando su misión Planet B, que despegará en los próximos meses; y la Agencia Espacial Europea tiene preparada la Mars Express para el año 2003.

La más compleja de todas estas misiones es la Mars Sample Return (de la NASA), que partirá en el año 2003. Esta misión consiste en lo siguiente: una nave madre se colocará en órbita y otra más chica saldrá desde su interior hasta la superficie marciana. Esta nave más chica estará constituida por un rover -similar al de la Pathfinder- que examinará la superficie desde cerca, recogiendo muestras de rocas y polvo. Al hallar lo suficiente, el rover volverá al módulo que había descendido de la nave madre, y colocará la carga en un pequeño cohete que despegará hacia la nave principal. Este material regresará a la Tierra en el año 2005, y así se sabrá con detallada precisión si Marte tuvo o tiene actualmente vida.

Principal -  Mapa del sitio -  Contacto -  sistemasolar.com.ar © 2005 - 2019